Imprimir esta página
Vademecum Por S. A. D. Sábado, 28 Noviembre 2020 10:29
DEFENSAS

Un estudio revela la relación entre las deficiencias de micronutrientes y la COVID-19

Determinados nutrientes pueden favorecer la función inmunológica y reforzar nuestro organismo

Vote este artículo
(14 votos)

Las deficiencias de micronutrientes pueden deteriorar la función inmunológica y aumentar la susceptibilidad a las enfermedades infecciosas. Así lo corroboran diferentes estudios que se llevan haciendo los últimos meses en relación a la salud del sistema inmune y la COVID-19.

Concretamente, las personas que sufren mayor morbilidad y mortalidad por enfermedades infecciosas tienen más posibilidades de ser contagiadas por diversos virus o bacterias, como el coronavirus. Una investigación realizada recientemente ha publicado los resultados que subrayan que la falta de micronutrientes puede ser clave durante el proceso de detección de COVID-19.

Opiniones que apoyan la ingesta de micronutrientes

Varios profesionales abalan los resultados de este y otros estudios similares. Los investigadores del Departamanto de Nutrición y Salud del Centro para la Innovación de St John's, en Cambridge (Reino Unido), han sido los responsables del último ensayo que explica cómo las deficiencias en diferentes micronutrientes pueden hacer que las personas sean más susceptibles al coronavirus.

Profesionales de la salud y expertos en nutrición apoyan los beneficios de los micronutrientes individuales, tal y como los investigadores británicos han detallado en su estudio. Nos hemos puesto en contacto con Mikel García Iturrioz, director técnico de Misohi Nutrición.

García Iturrioz ha señalado que "la corrección de las deficiencias de micronutrientes establecidas o, en algunos casos, la mejora del estado subóptimo, tiene el potencial de ayudar a mantener la función inmunológica y mitigar el riesgo de infección". Por lo tanto, la obtención de estos nutrientes puede ayudarnos a fortalecer nuestro organismo y protegerlo de patógenos externos.

Suplementos alimenticios que nos pueden proteger

Una forma sencilla y eficaz de aumentar la cantidad de micronutrientes en nuestro cuerpo puede ser tomando complementos alimenticios ricos en ciertas vitaminas y minerales. Antes de tomar cualquiera de estos productos, es conveniente acudir al médico para que aconseje sobre cuáles son los suplementos más apropiados dependiendo de diferentes factores, como la edad, el peso o el estado de salud de cada paciente.

A continuación, destacamos los nutrientes que, según el informe de Cambridge, son los más favorecedores a la hora de mantener protegidas las defensas y reforzar nuestro organismo:

Vitamina A

Cabe señalar el importante papel que juega esta vitamina en la regulación de la respuesta inmune innata y la inmunidad mediada por células. También repercute en la inmunidad de anticuerpos humorales y en la señalización de citocinas, sin olvidar su importancia respecto a la respuesta inflamatoria.

De cara a la COVID-19, la vitamina A es de especial relevancia debido a su papel en la integridad del epitelio mucoso (piel y membranas mucosas). Este nutriente nos puede ofrecer protección frente a las infecciones vinculadas con los ojos, las vías respiratorias o el aparato gastrointestinal.

Vitamina C

Estamos ante un antioxidante que ayuda a mejorar la actividad de las células inmunitarias. Su papel es decisivo en cuanto a la migración de glóbulos blancos o a la función de leucocitos a través de la movilización de neutrófilos y monocitos.

"La deficiencia de vitamina C conduce a una inmunidad deteriorada y una mayor susceptibilidad a las infecciones. Esto puede aumentar el riesgo de contraer neumonía y la gravedad de la propia enfermedad", ha señalado el experto en nutrición ortomolecular Mikel García Iturrioz.

Vitamina D

Los datos de observación sugieren una asociación clara entre la deficiencia de vitamina D y la incidencia de infección de las vías respiratorias. Esto indica una fuerte relación entre el estado bajo y la susceptibilidad a las Infecciones del Tracto Respiratorio (ITR).

Se trata de un proceso que depende en gran medida del estado de los tejidos; "estos estimulan la actividad antibacteriana inmunitaria en una variedad de tipos de células, aumentando la producción de factores antimicrobianos y mejorando los mecanismos asociados con la autofagia", han apuntado los responsables del estudio inglés.

Además, García Iturrioz ha señalado que "la activación de la vitamina D en el pulmón tiene el potencial de inducir estos antimicrobianos y atenuar las citocinas inflamatorias en respuesta a los virus". Por lo tanto, la suplementación con vitamina D podría reducir significativamente la incidencia de ITR.

Vitamina E

Por otra parte, la vitamina E contribuye a la protección de las membranas celulares ante el daño causado por los radicales libres. Asimismo, tiene el potencial de influir tanto en la inmunidad innata como en la adaptativa, según datos vinculados al informe de la revisión de Cambridge.

Los investigadores destacan que los datos de los ensayos sobre los efectos de la suplementación con vitamina E se han mezclado. Sin embargo, "se ha demostrado que es eficaz para reducir las infecciones del tracto respiratorio superior en los residentes de hogares de ancianos".

Selenio

Dejamos a un lado las vitaminas para centrarnos en un mineral como el selenio. Este influye en la respuesta inmunitaria a través de su acción en las selenoproteínas, que funcionan como antioxidantes celulares. La deficiencia de este mineral puede aumentar la virulencia o la progresión de algunas infecciones virales. Así lo han confirmado los investigadores.

"El selenio tiene un papel importante en la modulación de la respuesta inflamatoria y la producción de citocinas. La suplementación de selenio mejora la respuesta del sistema inmunológico a los virus en individuos deficientes", ha matizado García Iturrioz.

Zinc

Cabe destacar que hay poco almacenamiento de zinc en el cuerpo, por lo que una ingesta inadecuada de este oligoelemento puede provocar una deficiencia que suele estar vinculada con una función inmunológica comprometida. Según la revisión, los patógenos requieren zinc para prosperar, mientras que el sistema inmunológico también lo necesita para funcionar en buenas condiciones. Por lo tanto, su papel en el proceso de infección es contradictorio.

En este sentido, numerosos estudios han demostrado que la suplementación de dosis moderadas de zinc en ancianos sanos mejora varios aspectos del funcionamiento inmunológico. Además, puede ser útil para reducir la incidencia de infecciones e incluso la mortalidad general.

Conclusión

Por último, se ha informado de que varios fármacos antihipertensivos ampliamente utilizados pueden influir negativamente en el estado del zinc. Dado que la depleción de zinc deteriora la inmunidad antiviral, se supone que aumenta la susceptibilidad a la COVID-19.

En resumen, se deben considerar las medidas preventivas dietéticas y la pronta implementación de suplementos de zinc para los grupos de riesgo. Es importante resaltar la necesidad de llevar a cabo más ensayos que estudien el papel de los micronutrientes y la inmunidad antiviral, "en particular la interacción de la inmunidad entre medicamentos y micronutrientes", coinciden los investigadores de Cambridge y el director técnico de Misohi Nutrición.

Referencias:

McAuliffe S, Ray S, Fallon E, et al. 'Dietary micronutrients in the wake of COVID-19: an appraisal of evidence with a focus on high-risk groups and preventative healthcare'. BMJ Nutrition, Prevention & Health 2020;bmjnph-2020-000100. doi: 10.1136 / bmjnph-2020-000100

 

Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Para encontrar más información, sigue el siguiente enlace Política de cookies.