Opinión Por Pilar Moreno* Lunes, 24 Septiembre 2018 17:00
= MÉDICA AL RESCATE =

Nivel de salud y desigualdad social

*Médica de Familia y concejala de Ganemos en el Ayuntamiento de Salamanca

Vote este artículo
(0 votos)

Hoy, en la consulta, la doctora está acompañada de una médica residente y de una alumna. Antes de entrar los siguientes pacientes les comenta: "Esta pareja es un ejemplo de cómo el nivel socioeconómico y cultural determina el nivel de salud".

Pilar Moreno nueva

Fernanda y Manuel son dos personas jóvenes; ella tiene 48 años y él, 45. Los dos son obesos, sedentarios y fumadores. Ella trabaja en la limpieza y él, en la construcción. Ninguno de ellos tiene más formación que la básica. Han acudido a consulta de manera errática y, cuando han aparecido, tanto la enfermera como la médica hemos intentado corregir las conductas que consideramos que les perjudican y acompañarles en ese cambio: mejorar su alimentación, aumentar el ejercicio físico, controlar su tensión arterial y el colesterol y disminuir el hábito tabáquico.

Sin embargo, nuestra intervención ha tenido poco éxito. Los motivos: dificultad económica y de tiempo para realizar esa alimentación sana, poca motivación para abandonar el hábito tabáquico, el precio de la medicación y, además, el tiempo libre del que disponen lo pasan en el sofá viendo la televisión: "Terminamos tan cansados que sólo nos apetece tumbarnos".

En los últimos años, como consecuencia de la crisis, los dos han quedado en el paro y sus hábitos han empeorado, algo a lo que se ha añadido, además, el efecto perjudicial de la inseguridad laboral sobre su salud mental.

Hay evidencias incuestionables de que el estado de salud/enfermedad depende del contexto socioeconómico en el que nacemos, nos desarrollamos y vivimos; que conforme desciende la escala social empeora la salud y se acorta la esperanza de vida y que los hábitos de vida son un determinante fundamental de la salud. Está demostrado que las personas sin titulación académica, trabajadores manuales, que residen en viviendas de bajo confort y que se encuentran en el paro presentan mayor tasa de mortalidad.

Fernanda y Manuel nunca han sido educados en esos estilos de vida sana de los que disfrutan aquellos que pertenecen a sectores sociales acomodados, que ya desde la infancia los adquieren. Como muchas personas, no han poseído el bienestar material, cultural y social que les haya permitido un desarrollo adecuado de su salud.

Ahora, tanto Manuel como Fernanda han empezado a cuidarse. Ella tuvo un infarto de miocardio hace tres años y a él le acaban de diagnosticar un cáncer de pulmón.

La médica sabe que la lección más importante que hoy tienen que aprender tanto la residente de Medicina Familiar y Comunitaria como la estudiante es que la salud no se distribuye de forma equitativa y que existen sólidas evidencias científicas que así lo demuestran1. Por eso es importante que, tanto los y las médicas como los y las enfermeras, no olvidemos que las personas a las que atendemos tienen un contexto que las acompaña, y que debemos conocer sus expectativas, sus limitaciones y sus condicionantes vitales, con el fin de mejorar su atención y disminuir en lo posible esa inequidad.

1. Marmot Social determinats of health. The solid facts

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.