Pacientes de cerca Por S. A. D. Martes, 06 Marzo 2018 21:03
Día del Riñón en el VIII Centenario de la USAL

Pruebas gratuitas de detección precoz de la enfermedad renal en Salamanca

Ya están afectadas una de cada diez personas en el mundo, cuatro millones en España, con un tratamiento que supone el 2,6% del gasto sanitario

Vote este artículo
(0 votos)
Unidad de diálisis del hospital de Salamanca, con 183 pacientes el pasado año. Unidad de diálisis del hospital de Salamanca, con 183 pacientes el pasado año.

La Fundación Renal celebrará este jueves día 8 de marzo el Día Mundial del Riñón con una carpa que se instalará en la Plaza de Anaya de Salamanca, en la que se harán pruebas gratuitas para la detección precoz de la enfermedad renal. A las 12.30 tendrá lugar un acto institucional enmarcado en el VIII Centenario de la Universidad de Salamanca que contará con el rector, la gerente del Hospital, el presidente de Alcer y representantes municipales.

Se trata de un dispositivo sanitario por el cual, con unas sencillas pruebas se podrá conocer el riesgo renal de los asistentes. Los resultados de las pruebas se conocen al momento, de forma que a cada participante se le entrega un folleto con sus valores y los nefrólogos y personal de enfermería le transmitirán las recomendaciones de salud adecuadas a su situación.

La diabetes y la hipertensión son los principales factores de riesgo de esta enfermedad que también se ve agravada por la obesidad y el sedentarismo. Estos factores, conjuntamente con el incremento de la esperanza de vida, hacen que se haya llegado a alcanzar en los últimos años unas cifras muy elevadas de incidencia, afectando ya al 10% de la población mundial.

La enfermedad renal tiene diferentes fases, y en sus inicios (estadios uno y dos) no da síntomas, por lo que es de difícil detección. Sólo cuando el fallo renal ya empieza a ser importante (estadio tres o cuatro) pueden aparecer tobillos hinchados, dificultad para concentrarse, fatiga, orina espumosa o disminución del apetito. En el último estadio (cinco) es cuando los riñones dejan ya de funcionar y los pacientes necesitan un tratamiento renal sustitutivo: hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante.

Según datos de la Sociedad Española de Nefrología en España más de cuatro millones de personas padecen algún grado de la enfermedad, más de 600.000 están en un estadio avanzado de la misma, y 57.000 necesitan ya tratamiento renal sustitutivo: un 52,4% están trasplantados, un 42,2% en hemodiálisis y un 5,45% en diálisis peritoneal. Un 2,6% del presupuesto sanitario de nuestro país se dedica al tratamiento de estos enfermos.

Según datos facilitados por el Servicio de Nefrología del Hospital Universitario en el año 2017 fueron atendidos en la capital salmantina un total de 183 pacientes con enfermedad renal crónica en tratamiento de diálisis, de los cuales 156 recibieron tratamiento de hemodiálisis y 27 diálisis peritoneal. De estos 114 eran varones y 69 mujeres. Con respecto a la edad: mayores de 80 años: 53 pacientes (28,9%); 65-79 años: 74 pacientes (40,5%); menores de 65 años: 56 pacientes (30,6%)

La Fundación Renal impulsa su acción social

La Fundación Renal Iñigo Álvarez de Toledo, es una institución sin ánimo de lucro con 36 años de historia que ofrece asistencia integral a los enfermos renales. Además de su tratamiento de diálisis, ofrece apoyo psicológico, social y nutricional.

En sus 36 años de historia la Fundación ha acercado el tratamiento a los pacientes instalándose en pequeñas localidades como Ciudad Rodrigo, Béjar, Medina del Campo, Verín o El Barco de Valdeorras, evitando así desplazamientos a los enfermos para sus tres sesiones semanales de hemodiálisis.

En la actualidad la Fundación cuenta con dieciséis centros de diálisis en toda España en los que atiende a cerca de mil pacientes al año y un Centro Especial de Empleo donde los trabajadores pueden compatibilizar su jornada laboral con sus tratamientos y sesiones de hemodiálisis.

Dentro de su programa de apoyo psicosocial FRIAT incluye programas de desarrollo personal y cognitivo, deporte en diálisis, talleres de nutrición y actividades de ocio y tiempo libre. La Fundación también tiene también entre sus objetivos el impulsar la donación de órganos y el trasplante, así como potenciar la investigación de las enfermedades renales y su tratamiento integral a través de su Instituto de Investigación, el Instituto Reina Sofía de Investigación Nefrológica (IRSIN) orientado a mejorar los tratamientos de los enfermos renales, de la Cátedra Reina Sofía de Investigación Renal o de la convocatoria anual de los premios de investigación.

La mujer como protagonista

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Riñón que se celebrará el próximo 8 de marzo, la Federación Nacional de Asociaciones ALCER quiere dar visibilidad a la mujer con enfermedad renal aprovechando su coincidencia con el Día Internacional de la Mujer que se celebrará el mismo día.

Para ello, ALCER ha elaborado un videoclip protagonizado por mujeres con enfermedad renal, para el que la cantante Aurora Beltrán (ex componente del grupo musical Tahúres zurdos), ha compuesto Invicta, una canción donde la figura de estas mujeres aparece “Debilitada quizás, pero jamás vencida”.

https://www.youtube.com/edit?o=U&video_id=DHNJsURuix8

Para Jesús Molinuevo, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones ALCER, “uno de los aspectos fundamentales a tener en cuenta es el estado emocional de la mujer, ya que dependiendo del estadio de la enfermedad en la que se encuentre puede sufrir altibajos”.

“La fase inicial de la enfermedad renal es la más impactante pues hace que el desconocimiento de la enfermedad, el cansancio y otros factores influyan en su estado emocional”, explica el presidente de la entidad.

En este sentido, Ana Belén Martín, (técnico de la Federación Nacional de Asociaciones ALCER y persona con enfermedad renal), afirma que “una vez comienzas el tratamiento de diálisis, los valores se van ajustando, la anemia se va normalizando, y comienzas a conocer compañeros y compañeras en tu misma situación. Tu estado anímico se va recuperando, pero también es verdad que durante el tiempo que estas en tratamiento, y la espera del deseado trasplante hace que existan momentos con muchos altibajos”.

Otro de los aspectos a tener en cuenta son las relaciones sociales de la mujer con enfermedad renal, ya que el tratamiento en muchos casos va a provocar unas secuelas físicas. En el caso de las mujeres con pareja, indican desde ALCER, sus relaciones pueden sufrir un cambio debido al cansancio propiciado por el propio tratamiento y esto puede conllevar a la disminución del deseo en las relaciones sexuales, así como el deterioro físico de la mujer; motivo por el cual puede causar conflictos en la pareja.

Un último aspecto a resaltar, apunta Molinuevo es el del empleo. “Si la conciliación de la vida familiar es complicada, conciliar el tratamiento renal sustitutivo con el puesto de trabajo lo es aún más, ya que si la empresa no es comprensiva, ajustar los horarios del tratamiento con los de la vida laboral, en muchos casos es muy complicado”.

Cómo cuidar nuestros riñones

Prevenir la enfermedad renal en las mujeres es el tema central del Día Mundial del Riñón 2018, pero ¿cómo hacerlo? Las claves están en la alimentación y los estilos de vida cardiosaludables. Esto incluye una dieta equilibrada baja en grasas saturadas y rica en fibra, una ingesta adecuada de agua, evitar exceso de azúcares y sal, realizar ejercicio físico moderado y continuado, evitar el estrés y mantener las horas de sueño necesarias, según indica la doctora Elena Corchete, nefróloga del Hospital Universitario Infanta Leonor de Madrid.

Otros consejos son evitar el consumo de alcohol, tabaco y evitar el abuso de medicamentos como los antiinflamatorios no esteroideos y prevenir el sobrepeso o la obesidad, especialmente en situaciones particulares como son el periodo de gestación y menopausia.

También hay que favorecer la detección precoz de enfermedades altamente perjudiciales para nuestros riñones como son la diabetes y la hipertensión arterial, ambas más prevalentes en las situaciones especiales de la mujer durante la gestación y la menopausia; controlar la tensión arterial en las mujeres con antecedentes familiares de hipertensión arterial y la función renal por parte de su médico de atención primaria a partir de los 70 años donde se observa más prevalencia de enfermedad renal crónica oculta.

El ejercicio es el mejor medicamento frente a las enfermedades cardiovasculares que dañan nuestros riñones.

Un 7,7 % de las mujeres en España afectadas

La proporción de mujeres con enfermedad renal crónica en España es mayor que la de los hombres, debido fundamentalmente al aumento de la esperanza de vida. Prevenir y detectar precozmente la enfermedad renal en mujeres, no sólo puede evitar la entrada en diálisis o trasplante (dónde es mayor la proporción de varones), sino que puede evitar también importantes repercusiones socioeconómicas en ellas.

La Federación Nacional de Asociaciones ALCER ha realizado un estudio socio demográfico de la mujer con Enfermedad Renal Crónica en España, cuyas conclusiones han sido:

• El 39,3% de las mujeres en tratamiento renal sustitutivo (diálisis o trasplante) tienen edades comprendidas entre los 36-55 años, situándose la media de edad en los 55 años, un 12,7% son pacientes de 18 a 35 años.

• El 5,4% no tiene estudios, 11.3% leer y escribir, el 31% tienen estudios primarios, el 32.6% cursaron estudios secundarios y el 18% son universitarias.

• Un 65.85% de las mujeres en tratamiento de hemodiálisis, son pensionistas no contributivas por invalidez, y un 20.53% son mujeres trasplantadas, con pensión contributiva.

La enfermedad renal en cifras

La Enfermedad Renal Crónica es un problema de Salud pública que se estima que afecta en nuestro país a 4.000.000 de personas, de las cuales casi 57.000 están en Tratamiento Renal Sustitutivo (30.000 trasplantados y 27.000 en tratamiento de diálisis).

En los 10 últimos años el número de personas que han tenido que iniciar Tratamiento Renal Sustitutorio ha aumentado un 11,58%, actualmente hay casi un 22% más de personas que necesitan diálisis para sobrevivir que hace 10 años y, aunque el número de trasplantes renales ha aumentado casi un 35% con respecto al año 2006, la lista de espera no solo no ha disminuido sino que ha aumentado en 139 personas. Casi 4.000 personas con enfermedad renal crónica fallecen cada año antes de recibir su trasplante.

 

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.