Servicios Sociales Por Miércoles, 25 Marzo 2015 09:04
INAUGURACIÓN

Cáritas abre su nuevo Espacio Abierto para dignificar a las personas en situación de exclusión

Las instalaciones, ubicadas junto a la iglesia del Arrabal, ofrecen a las personas sin hogar alimentación, higiene y diferentes talleres

Vote este artículo
(1 Voto)

El Espacio Abierto de Cáritas tiene un fin, dignificar a la persona más vulnerable, en este caso, las personas sin hogar, que no tienen cubiertas sus necesidades más básicas. Desde hace siete años realizan esta labor en la calle San Claudio, pero desde hoy, que comienzan su traslado a las nuevas instalaciones, en la antigua casa parroquial de la iglesia del Arrabal, contarán con un espacio más amplio para dar una mayor cobertura durante el día y de lunes a viernes.

 Cáritas pretende que su Espacio Abierto (un servicio diurno para las personas sin hogar) se convierta en una especie de hogar, donde estas personas puedan comer, asearse (cuenta con duchas y productos de higiene personal), y sentir el calor de otros, con salas de lectura y de talleres de informatica y manualidades. De esta forma volverán a creer en ellos mismos y en la sociedad. Como reconocía durante la inauguración el coordinador de Espacio Abierto, Carlos Fabbri, "la vida tiene obstáculos y hay que vencerlos aunque a veces no nos atrevemos a continuar", como el ocurre a muchos de los usuarios de este servicio de Cáritas. En sus palabras recordaba el objetivo de este centro, "dignificar a las personas y ayudarles en sus necesidades básicas". Algunas de las actividades que se podrán realizar son artes aplicadas y artesanía, o informática, que como precisaba Fabbri, "les enseñaremos conocimientos básicos de internet, de búsqueda de empleo o cómo mejorar el currículum vitae, etc.". Para ello cuentan con cuatro ordenadores en una sala adaptada para ello.

espacio-abierto-cincoAsimismo, disponen de una sala de lectura, con libros y la prensa diaria, o la posibilidad de pasar el rato con juegos de mesa o artes florales decorativas. Y respecto a sus necesidades básicas, se cubre la alimentación y la higiene personal, con duchas, lavandería, taquillas sociales y merienda-cena saludable, porque este servicio funciona durante el día, y de lunes a viernes. El equipo de Espacio Abierto estará compuesto por el coordinador, dos monitores de talleres, alumnos en prácticas y voluntarios, que desde la organización diocesana recuerdan que son un apoyo imprescindible, "sin los cuales no sería posible llevar a cabo el proyecto". Carlos Fabbri también resalta que en estas nuevas instalaciones se incrementa el compromiso con las personas en situación de exclusión sin un recurso residencial fijo, "con más días y horas de atención".

Dar respuesta al deterioro de estas personas

Por su parte, el delegado de Cáritas, Moisés Sánchez, agradecía a la Diócesis de Salamanca el haber cedido el nuevo espacio, de manera totalmente desinteresada, y el apoyo económico del Ayuntamiento de la capital y de la Fundación Rodríguez Fabrés. "Un momento importante para Cáritas para dar respuesta a una necesidad al deterioro de muchas personas que necesitan ayuda y apoyo", apuntaba. Sánchez insiste en que este lugar es acogedor, "un espacio que busca autoestima y el aprecio a la vida". El obispo de la Diócesis de Salamanca, D. Carlos López, fue el responsable de dar la bendición al centro, al que definió como un brazo abierto, "donde sentirse aliviado y acogido".

El alcalde de la capital, Alfonso Fernández Mañueco recordó la solidaridad de la ciudad, "y en primera línea de defensa de las personas que más lo necesitan, ayudar a los que menos tienen, que carecen de lo más básico". En la misma línea resaltó la labor de Cáritas en sus diferentes programas de empleo, de educación en la calle con los más jóvenes o la formación en valores, entre otros. Por otra parte, uno de los arquitectos responsables del proyecto de Espacio Abierto comenzó su intervención mostrando fotografías del estado anterior de la casa parroquial que acoge estas nuevas instalaciones, "un lugar lúgubre, con humedad, sin luz", y como le encargaron crear un edificio para dignificar a la persona, apostaron por crear un espacio flexible, "recuperar el valor del edificio, aprovechar la orientación sur para meter más luz, y representar un espacio abierto". De hecho, en el interior del edificio, en las escaleras de acceso a la planta de arriba (donde se encuentran las salas de talleres y los aseos), se aprecia un mural de una playa con el mar de fondo, "aportando un color que dignifica a la persona y aporta de más luz".

Uno de los usuarios de Espacio Abierto leyó una poesía durante la inauguración del nuevo centro, con una media de ocupación de 30 personas al día, y según los últimos datos anuales, de 2013, atendieron a un total de 153 personas.

 

 

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.