Hospital Por S. A. D. Viernes, 29 Octubre 2021 12:41
pionero

Un tratamiento a un menor que había sufrido un ictus consigue que recupere la movilidad

El menor de 16 años llegó al Hospital Sant Joan de Déu con una parálisis completa de la parte derecha, pero empezó a moverse a los diez minutos de recibir la medicación

Vote este artículo
(0 votos)
Imagen ilustrativa de una tomografía computerizada en la que se muestra un ictus. Imagen ilustrativa de una tomografía computerizada en la que se muestra un ictus.

Un equipo de profesionales del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona ha tratado con éxito a un joven de 16 años que había sufrido un ictus y ha conseguido que recuperara la movilidad perdida. El joven llegó al centro con una parálisis completa en la parte derecha de su cuerpo y recibió un tratamiento que consiste en la administración, por vía intravenosa, de una medicación que tiene como objetivo disolver el coágulo y restablecer el flujo sanguíneo a fin de conseguir que la lesión cerebral tenga el mínimo impacto posible.

A los diez minutos de iniciar el tratamiento, el joven empezó a recuperar la movilidad de la pierna y brazo derechos. Si no hubiera recibido el tratamiento, probablemente habría quedado incapacitado de forma permanente. En la actualidad está totalmente recuperado y solo debe seguir controles.

Es la primera vez en Cataluña que se administra este tratamiento a un menor. Uno de los obstáculos que presenta el uso del tratamiento fibrinolítico o la trombólisis endovenosa en los niños, y que explica por qué no se había utilizado hasta ahora aunque hace tiempo que se viene aplicando en adultos, es que se trata de una medicación poco estudiada en niños y niñas que, además, debe administrarse en el plazo de cuatro horas y media desde que el paciente presenta los primeros síntomas.

“La mayoría de los ictus pediátricos presentan más horas de evolución cuando llegan al Hospital y esto ocurre por qué, a diferencia de los adultos, en los niños y niñas los síntomas de un ictus pueden ser confundidos fácilmente con otras enfermedades como la epilepsia o las migrañas, y el diagnóstico llega más tarde”, explica la neuróloga pediátrica Verónica González Álvarez.

Derivación inmediata

Para evitar esta demora, los expertos aconsejan a las familias y al personal médico de primaria que deriven al Hospital los niños en cuanto presenten una parálisis o alteración repentina del movimiento, la visión o el habla. Antes de administrar el tratamiento fibrinolítico, una neuropediatra realiza una exploración neurológica del paciente para ver qué grado de afectación tiene y evaluar si en su caso está indicado, y establece cuál es la dosis que se le debe dar. También se le hace una neuroimagen de urgencia para confirmar el diagnóstico de ictus.

Actualmente, los tratamientos que permiten tratar el ictus y evitar las secuelas son dos. Por un lado, el tratamiento fibrinolítico intravenoso, que es el que se ha administrado al joven de 16 años, y por otro, la trombólisis intraarterial, que consiste en la introducción de un catéter en la arteria para disolver el coágulo y que puede utilizarse cuando el paciente lleva más horas de evolución (un máximo de entre 12 y 24 horas).

El 80% de los niños, con secuelas

Desgraciadamente, en la mayoría de casos pediátricos, cuando se diagnostica la enfermedad ya se ha superado este margen de tiempo y los niños ya han sufrido daños. Por eso, el 80 % de los niños presentan secuelas motoras, del lenguaje y/o neurocognitivas. También en algún caso, epilepsia y problemas de conducta relacionados con el daño cerebral causado. Muchos de ellos pasan años haciendo rehabilitación para tratar de recuperar las capacidades perdidas. Y en muchos casos, sin llegar a recuperarlas nunca.

Hoy es el Día Mundial del Ictus, una patología que afecta cada año en el mundo a entre 2 y 13 casos por cada 100.000 menores de entre un mes de vida y 18 años. En el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, centro referente en la atención de esta enfermedad, atienden una quincena de casos anuales.

 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.