Opinión Por Alberto López Herrero* Viernes, 10 Noviembre 2017 21:34
= GHANA CON NOMBRE PROPIO =

La historia de Edo, o cómo empezar de cero en la adolescencia hasta encontrar la vocación

*Periodista. Misiones Salesianas

Vote este artículo
(0 votos)

Edo tiene 18 años y como la tantos otros menores, adolescentes y jóvenes de Ghana su historia tiene rasgos comunes de desestructuración familiar, entrega a los abuelos, explotación laboral, desplazamiento y, finalmente, rescate y una nueva vida gracias a Don Bosco.

EdoLos padres de Edo murieron cuando era niño y eso en Ghana afecta a la situación social. Aunque fue enviado junto con sus hermanos a la región del Lago Volta, su abuela, pobre y muy mayor, no pudo atenderlos, así que aceptó la oferta de un pescador para que empezaran a trabajar con él. Desde ese momento dejó de ir a la escuela y después de varios años fue rescatado por una ONG que se ocupa de los niños explotados y que se lo entregó a los Salesianos.

Desde que llegó al Boys Home (Casa de Chicos) de Don Bosco, en Sunyani, tuvo claro que no le gustaba la escuela y que quería aprender un oficio. Estuvo tres años en el programa escolar y viviendo junto al resto de menores y adolescentes. Cuando aprendió a leer y a escribir bien, los Salesianos le proporcionaron la oportunidad de aprender carpintería y cerrajería en un taller.

El objetivo de Edo es regresar a su aldea y montar allí un negocio. Durante el año visita tres veces a su abuela y a sus hermanos para no perder el contacto familiar. Ha encontrado su vocación, hasta el punto de que su tutor está tan contento con él que le da el desayuno todos los días y una pequeña gratificación semanal por los trabajos que ya realiza él sólo.

Con la sonrisa en la boca, se muestra muy agradecido a Don Bosco y a los Salesianos, porque gracias a ellos es consciente de que cuando regrese a su aldea trabajará en lo que le gusta y él mismo será su propio jefe. Su sueño entonces será ayudar a otros jóvenes que no han tenido esa oportunidad y siguen trabajando en la pesca casi de sol a sol.

Como en tiempos de Don Bosco, los Salesianos realizan pequeños contratos con talleres de diversas ramas técnicas para que desarrollen en ellos programas de formación de tres años de duración y así los alumnos aprenden el oficio a base de practicarlo a diario. Los Salesianos los ayudan con la alimentación, el seguimiento y el pago de un pequeña casa en la que viven junto a otros alumnos, los llamados Group Home.

 

 

ANTERIORES

Día 1. Los peluches, claves en el comienzo del programa de menores en situación de prostitución en Don Bosco Fambul

∞ Día 2. Veriattu y Victoria, dos infancias rotas por los abusos y la calle

∞ Día 3. Isathu y Marilyn, dos hermanas unidas en la desgracia y ahora en la felicidad

∞ Día 4. Adbul, otro héroe superviviente de la violencia cruel contra los menores

∞ Día 5. El gran campamento urbano de la esperanza para quienes lo perdieron todo en los deslizamientos de tierra

∞ Día 6. El sueño cumplido de una menor de salir de la prostitución gracias a Don Bosco Fambul

∞ Día 7. Pasado y presente de Angola Town gracias a Don Bosco Fambul: de suburbio a barrio modelo en Freetown

∞ Día 8. La lucha de los Salesianos contra la explotación y el tráfico de menores en Ghana

∞ Día 9. Daniel, el menor que creció en la calle y que destaca por su inteligencia en el Boys Home de Sunyani (Ghana)

∞ Día 10. El hermano John, el ejemplo de un salesiano joven de 89 años en Ghana

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.