Opinión Por Alberto López Herrero* Jueves, 09 Noviembre 2017 22:02
= GHANA CON NOMBRE PROPIO =

El hermano John, el ejemplo de un salesiano joven de 89 años en Ghana

*Periodista. Misiones Salesianas

Vote este artículo
(0 votos)

Italiano de nacimiento, al hermano Juan, al que todos llaman John, África le llegó por casualidad. Era un trabajador incansable en las escuelas técnicas y organizaba todo tipo de competiciones deportivas, pero la 'Operación África' del Rector Mayor don Viganó le obligó a decidirse por las misiones a sus 56 años: "Te doy tres días para que te lo pienses y para que me respondas que sí", le dijo su inspector… Y así llegó a Ondo, en Nigeria, en 1982.

Juan BNunca necesitó aprender inglés, porque con una guitarra y con los juegos salesianos siempre supo comunicarse con los más jóvenes y hacerlos estar alegres. Era feliz siendo el hombre blanco para los nigerianos y disfrutaba poniendo películas sobre la vida de Don Bosco, haciéndolas entender y llevándolas a la práctica con el estilo del oratorio salesiano.

Su vida misionera cambió para mejor cuando llegó la donación de un autobús, que no dudó en transformar hasta convertirlo en un cine andante con sus carteles, sus altavoces, su pantalla grande… Y así, un día tras otro, se movía por las aldeas haciendo felices a los pequeños. En una ocasión intentaron robarle el autobús y se enfrentó a los ladrones, que le dispararon en una pierna.

Por la edad tuvo que dejar esa gran afición, pero igual que en Nigeria conducía el tractor como nadie, ahora, en Ghana, donde lleva desde el año 2011, no falta un día al centro juvenil para jugar con niños llevándolos y trayéndolos con gran destreza entre los socavones del camino en su camioneta.

Su juego ya famoso es el de las galletas. Un cuadrado con números al que se tiran fichas grandes que van sumando siempre que no toquen las líneas. Él apunta los resultados en la arena con un palo y el ganador obtiene una galleta como premio. Los niños lo adoran porque es un salesiano con alma de niño, como quería Don Bosco.

juan AReside en el Noviciado Salesiano de Sunyani, donde no falta a su paseo por la granja por la mañana y a su cita por la tarde con los menores. Lo que sí echan en falta en la despensa de la casa salesiana siempre son las galletas, que las prepara y envuelve con mimo cada día para premiar a los pequeños campeones de su juego.

 

 

ANTERIORES

Día 1. Los peluches, claves en el comienzo del programa de menores en situación de prostitución en Don Bosco Fambul

∞ Día 2. Veriattu y Victoria, dos infancias rotas por los abusos y la calle

∞ Día 3. Isathu y Marilyn, dos hermanas unidas en la desgracia y ahora en la felicidad

∞ Día 4. Adbul, otro héroe superviviente de la violencia cruel contra los menores

∞ Día 5. El gran campamento urbano de la esperanza para quienes lo perdieron todo en los deslizamientos de tierra

∞ Día 6. El sueño cumplido de una menor de salir de la prostitución gracias a Don Bosco Fambul

∞ Día 7. Pasado y presente de Angola Town gracias a Don Bosco Fambul: de suburbio a barrio modelo en Freetown

∞ Día 8. La lucha de los Salesianos contra la explotación y el tráfico de menores en Ghana

∞ Día 9. Daniel, el menor que creció en la calle y que destaca por su inteligencia en el Boys Home de Sunyani (Ghana)

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.