Centros de salud Por P. C. P. Viernes, 10 Enero 2020 22:04
iniciativa abierta a entidades y ayuntamientos

Nace la plataforma 'Nuestro médico se queda' contra el nuevo modelo sanitario rural de Castilla y León

Numerosos pueblos de Salamanca se unen a la campaña en defensa de la permanencia de los consultorios con horario regular y no a demanda como pretende Sanidad

Vote este artículo
(1 Voto)
Vecinos de La Bastida con la pancarta de la campaña. Vecinos de La Bastida con la pancarta de la campaña. labastida.es / @psoemirobriga

Numerosos pueblos de Salamanca se están uniendo estos día a la campaña Nuestro médico se queda para mostrar su rechaza al nuevo modelo de sanidad rural aprobado por la Junta de Castilla y León.

La iniciativa, promovida en origen por el PSOE de la Diputación de Salamanca, está a todas aquellas asociaciones, ayuntamientos o entidades locales, grupos políticos…, en definitiva, a toda persona o institución que quiera "defender nuestra dignidad", como se asegura en la web creada al efecto, exigiendo que se retire el documento marco publicado por la Junta de Castilla y León que anuncia el nuevo modelo de atención sanitaria en el medio rural.

A juicio de los promotores de esta campaña, "se trata de un modelo terriblemente agresivo contra nuestros pueblos y los entornos rurales de Castilla y León", porque establece la supresión de la asistencia sanitaria ordinaria, es decir, en horario semanal preestablecido, para sustituirla por la atención a demanda o la cita concertada. 

Lo que supondrá, finalmente, que los consultorios locales no contarán con médicos y enfermeras en su horario semanal, sino que sólo se desplazarán previa cita o a petición del paciente. "De llevarse a cabo, supondría un golpe cruel, un castigo injusto y una maniobra brutal contra nuestros pequeños municipios, los más vulnerables y los que sin duda sufren mayor abandono institucional. Paradójicamente, es justo lo contrario que debe hacerse para luchar contra la despoblación", insiste la plataforma.

Documento de la Junta

El documento, publicado en la web de la Junta de Castilla y León en noviembre de 2019, proclama que su objetivo es “agrupar consultorios”, tal y como se indica en el apartado denominado Organización de la atención primaria, con dos principales acciones organizativas:

-  “Concentrar la asistencia médica en el centro de salud y en un número pequeño de consultorios locales, que pasarán a denominarse Consultorio Local de Agrupación (CRA).”

- “El resto de consultorios pasarán a denominarse Consultorios de Proximidad (C-PROX). La atención en estos Consultorios de Proximidad se realizará en función de las necesidades sanitarias de la población, bien a petición de los usuarios o bien por iniciativa de los profesionales.”

CR nuestromedicosequeda dosAdemás, aunque queda claro el propósito de suprimir el horario ordinario de atención sanitaria en la mayor parte de nuestro territorio, la Junta "siembra la confusión " al añadir que “la frecuencia de la atención en los Consultorios de Proximidad se determinará en base a varios parámetros: población con Tarjeta Individual Sanitaria asignada, estratificación poblacional, epidemiología y existencia de farmacia, entre otros.”

"Cada frase del documento marco da más miedo que la anterior, sobre todo por la evidente discriminación que suponen estos criterios para los pequeños núcleos de población rurales, ésos que tanto mencionan quienes gobiernan la Junta cuando esgrimen su compromiso contra la despoblación de nuestro medio rural", insiste la plataforma.

El médico de familia, continúa el documento, “se desplazará al consultorio de proximidad, con la periodicidad que se establezca en cada caso, siempre y cuando exista una necesidad asistencial sentida por las personas interesadas (cita previa a demanda) o detectada por el profesional, médico o de enfermería (cita concertada)”, lo mismo que sucederá con la atención del personal de enfermería.

En conclusión, médicos y enfermeras desaparecen de la consulta ordinaria de la mayoría de nuestros pueblos, reduciéndose el uso de los consultorios a la atención a demanda.

"Condena" a la población rural

Con ello, según recoge la iniciativa Nuestro médico se queda, desaparece "una de las referencias necesarias (seguramente la mayor) para la habitabilidad de nuestro medio rural, al despojar a las localidades más pequeñas y vulnerables de Castilla y León (por cierto, las más numerosas, las que cada día custodian la mayor parte de nuestro territorio) del servicio esencial que supone para nuestros vecinos saber que en determinadas momentos de la semana pueden acudir a su consultorio para ver a su médico o enfermera por motivos de salud, y que allí los encontrará".

Una situación que "condena a la población, muy especialmente a las personas mayores y a quienes padecen CR nuestromedicosequedaenfermedades crónicas, a la incertidumbre que supone perder la atención sanitaria ordinaria en su propio territorio".

Además, los impulsores de la iniciativa califican de "sangrante" que la Junta se atreva a decir que no cerrará ningún consultorio local: "¡Faltaría más! Los consultorios locales son propiedad de los ayuntamientos. Pero si nos despojan de su sentido, del personal sanitario en horario ordinario, serán otra cosa, pero no consultorios médicos", explica.

"La estrategia de la Junta de Castilla y León es evidente: consciente de su patética falta de gestión de la sanidad rural durante tantos años, de la pérdida de profesionales que ha provocado su dejadez, de su incapacidad para convocar las plazas necesarias y para dotar a nuestros territorios del personal adecuado, lo que pretenden es quitarse el problema de encima, reduciendo la asistencia sanitaria rural a situaciones de urgencia. Por supuesto, desde la plataforma Nuestro médico se queda no estamos dispuestos ni a consentirlo ni a callarnos", concluye.

nuestromedicosequedaSanchotello, Aldeacipreste, Candelario, La Bastida, Aldehuela de Yeltes, Juzbado... entre otros, ya han colgado las pancartas con el lema Nuestro médico se queda o han protagonizado pequeñas concentraciones vecinales. En la propia web de la plataforma se indica cómo se debe proceder para unirse a esta campaña, e incluso se facilitan los materiales necesarios.

Se recomienda que las pancartas se coloquen en lugares bien visibles (cuidando de que no sea en carreteras de titularidad provincial o autonómica, para que no nos las quiten), a ser posible colgadas en la entrada de los pueblos, en los balcones de ayuntamientos o en lugares señalados.

El objetivo final, añaden, es que "Nuestro médico se queda se convierta en el lema de todo el territorio rural de Castilla y León, como símbolo de la defensa de nuestro medio rural ante un ataque cruel e injustificado".

 

1 comentario

  • Domingo, 12 Enero 2020 17:30 Escrito por: Rosa ortiz

    Mi voto para que los centros de salud sigan adelante con sus médicos correspondientes.



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.