Investigación Por S.A.D. Viernes, 28 Octubre 2016 13:35
INVESTIGACIÓN DE NEUROBIOLOGÍA MOLECULAR DEL IBSAL

La genética determina la recuperación cerebral tras padecer un ictus

Los hospitales de Castilla y Léon atienden más de 4.000 casos de hemorragias intracerebrales en lo que va de año

Vote este artículo
(0 votos)
La doctora Ángeles Almeida, del Ibsal, en el laboratorio. La doctora Ángeles Almeida, del Ibsal, en el laboratorio. DiCYT

Investigadores del grupo de Neurobiología Molecular, dirigido por Ángeles Almeida, del IBSAL y del IBFG (Universidad de Salamanca y CSIC) descubren que nuestra información genética determina la mejor o peor recuperación cerebral tras padecer un ictus.

La hemorragia intracerebral se produce cuando se rompe un vaso sanguíneo en el cerebro de forma espontánea no traumática. Este tipo de ictus es el que mayor tasa de mortalidad tiene, ya que el 50% de las personas que lo sufren no sobrevive al primer mes y aquellos que sobreviven tienen un elevado riesgo de padecer secuelas y presentar distintos grados de discapacidad, de ellos sólo un 20% serán funcionalmente independientes a los 6 meses.

En la actualidad, no existe un tratamiento médico específico y las soluciones existentes sólo son efectivas en un pequeño porcentaje de casos a lo que hay que añadir el elevado gasto sociosanitario. Además, el pronóstico tras una hemorragia intracerebral es bastante impredecible, ya que dos personas con un mismo daño pueden evolucionar de forma muy diferente. En este estudio se demuestra que la recuperación en estos pacientes viene determinada por su genética.
Mediante el estudio de un polimorfismo conocido del gen Tp53 humano, esto es, una mutación puntual en el ADN que está presente en un elevado porcentaje de la población, los investigadores del grupo de la doctora Ángeles Almeida Parra han comprobado que las dos variantes de la proteína, p53-Arginina o p53-Prolina, determinan el pronóstico funcional tras un ictus.

Por un lado, la variante p53-Arginina está asociada a un mal pronóstico y es más efectiva a la hora de inducir la muerte neuronal por apoptosis tras un daño isquémico. Este hecho, previamente demostrado mediante estudios in vitro en el grupo de investigación, lo han constatado ahora en un modelo experimental de hemorragia intracerebral in vivo. El empleo de animales que portan la variante humanizada del gen les ha permitido ver que, además de las neuronas, las células endoteliales del cerebro también son más susceptibles al proceso hemorrágico.

Por otro lado, han descrito por primera vez la asociación entre la variante p53-Prolina y una mejor capacidad para reparar el daño vascular que se produce en el cerebro tras un ictus; lo que implica una mejor recuperación funcional de los pacientes. El mecanismo descrito implica la participación de progenitores endoteliales que migran desde la médula ósea hasta la zona afectada del cerebro, regenerando el tejido dañado en individuos con p53-Prolina. Todo ello estaría encaminado a promover la reparación cerebral, mejorando así el pronóstico funcional de los pacientes tras sufrir la hemorragia intracerebral.

Este trabajo ha sido publicado en la revista Cell Death and Differentiation del grupo Nature.

5.500 casos de ictus en Castilla y León

La atención al ictus ha sido una de las prioridades de la Gerencia Regional de Salud desde que en el año 2003 se creó un grupo de trabajo, integrado por todas las especialidades implicadas en el diagnóstico, asistencia y seguimiento de la enfermedad. A lo largo del año 2015 se atendieron en la Comunidad 5.599 casos de ictus -entre enero y septiembre del presente año han sido 4.039 casos- y se activó el Código Ictus 776 veces -631 de ellas en 2016-.

En Castilla y León, la incidencia anual del ictus es de 150-200 casos por cada 100.000 habitantes; constituye una de las principales causas de mortalidad y además es la primera causa de discapacidad, la segunda de demencia y la segunda también de epilepsia.

El tratamiento precoz es esencial para la disminución de la mortalidad y la reducción de secuelas. Por eso en el año 2009 se implantó el Código Ictus como procedimiento dirigido a mejorar la organización y coordinación extrahospitalaria en la asistencia de esta enfermedad, para así prestar una atención sanitaria más eficaz a los pacientes que cumplieran los criterios de activación establecidos y, por tanto, potenciales candidatos a tratamiento con trombólisis intravenosa.

El IV Plan de Salud (2016-2020) sigue impulsando el avance en la atención a la enfermedad cerebro vascular, y entre las medidas propuestas se encuentra la revisión del Código Ictus, para mejorar la tasa de activaciones y el número de pacientes que reciben fibronólisis en tiempo adecuado, actualizar el Proceso asistencial al ictus agudo y mejorar el acceso al tratamiento intervencionista neurovascular.

Además, se ha constituido un grupo de trabajo para poner en marcha un Plan de Actuación para la Reperfusión del Ictus en Castilla y León. En este sentido, el Hospital Clínico Universitario de Valladolid ha sido elegido por la European Stroke Organization como uno de los centros destacados por la excelencia en el tratamiento de esta enfermedad; en concreto, se ha destacado la capacidad de este centro hospitalario para desarrollar en pocos años un programa de ictus integral, incluyendo neurointervencionismo y Teleictus, con un aprovechamiento máximo de los recursos.

Recursos en Castilla y León

Castilla y León dispone en la actualidad de cuatro Unidades de Ictus ubicadas en los Complejos Asistenciales de León, Burgos, Salamanca y Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Estos centros cuentan con unidad de ingreso y personal específico para la asistencia al ictus, con un neurólogo experto en ictus 24 horas y con cartera de prestaciones diagnósticas y terapéuticas específicas.

También se cuenta con dos Equipos de Ictus en los Complejos Asistenciales de Segovia y Soria, con un neurólogo experto en ictus las 24 horas y capacidad de realizar trombólisis. Además, desde el año 2013 existe la prestación Teleictus en el Hospital Comarcal de Medina del Campo y en el Complejo Asistencial de Palencia, que ofrece asistencia ‘in situ’ desde la Unidad de Ictus del Hospital Clínico Universitario de Valladolid; mediante esta modalidad, se valora a distancia la situación clínica del paciente y las pruebas realizadas en el hospital correspondiente, e indica si es preciso la realización de trombólisis.

Método RACE creado por investigadores catalanes

También en Cataluña, el Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) ha mejorado en la detección del código ictus con la utilización de la escala Rapid Arterial Occlusion Evaluation (RACE), un método creado por investigadores del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, de Badalona, el año 2011. Posteriormente va ser validado e implementado al protocolo del código ictus del SEM gracias al trabajo colaborativo de la neuróloga y coordinadora del proyecto, la doctora Pérez de la Ossa.

Se trata de un instrumento pionero en el mundo que permite identificar los casos en que un ictus es causado por la obstrucción de una de las grandes arterias cerebrales, casos especialmente graves y que suponen aproximadamente el 30% de todos los ictus.

La escala RACE es una herramienta de detección del ictus sencilla y rápida que se aplica en menos de un minuto y medio. De manera simplificada, el técnico de emergencia sanitaria, el enfermero o el médico de la ambulancia y en el mismo lugar donde se ha llevado a término el incidente, valora la movilidad de la cara y de las extremidades del paciente, así como la comprensión del lenguaje y la percepción que tiene el propio cuerpo. Con esta evaluación, el profesional del SEM puede establecer la gravedad del ictus en una puntuación del 0 al 9, y decidir el traslado directo a un hospital de alta complejidad en los casos graves, mientras informa al hospital receptor porque este preparado para recibir el paciente.

En los últimos resultados, extraídos de enero a setiembre del 2016, se ha observado un aumento de la aplicación de la escala RACE. En el 80% de las activaciones primarias del código ictus originadas por el SEM a toda Cataluña se ha realizado el test. Esto supone un incremento de más del 26% respeto al año 2014, en que la herramienta se aplica en el 54% de los casos, y repercute en beneficio de los hospitales receptores, ya que permite organizar sus recursos según la gravedad del ictus que se ha detectado con la aplicación de la escala RACE antes que llegue el paciente.

Este aumento de la aplicación de la escala incide directamente en la reducción del tiempo que transcurre desde la detección de la enfermedad hasta su tratamiento definitivo, aspecto clave que reduce la mortalidad y minimiza las secuelas neurológicas. El objetivo del SEM es llegar a aplicar la escala RACE en mas del 90% de las activaciones del codi ictus.

Los bonos resultados de este recurso catalán han hecho que en los Estados Unidos de América, concretamente en Florida y Ohio, se esté utilizando en la detección de la ictus. Además, se están publicando artículos y documentos en el respeto y ciudades como Londres, Chicago, Kentucky, Perth (Australia) y Madrid están interesadas a formar sus profesionales en el uso de la escalera RACE.

Día Mundial

El ictus es una enfermedad aguda ocasionada por una alteración brusca de la circulación de la sangre al cerebro.  El tiempo transcurrido desde la aparición de los primeros síntomas hasta el tratamiento es clave para minimizar las secuelas neurológicas del paciente. Es por esta razón que ante un posible caso de ictus es vital actuar con el máximo de celeridad llamando al teléfono 112. Mañana, 29 sw octubre se conmemora el Día Mundial del Ictus, con el lema El ictus se puede tratar

 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.